Definir nuestra propuesta de valor

¿Cómo crear una propuesta de valor?

Seguramente has notado que el producto o servicio que buscas ofrecer ya los ofrecen otras empresas ¡No te preocupes! lo único que tienes que hacer es ofrecer una excelente propuesta de valor.

La propuesta de valor o de servicio, es la que te hace diferente de tú competencia, lo que te da ventaja de lo demás, aquí es donde debes explicar los beneficios, que tú negocio tiene con tus clientes ¿qué es lo que haces mejor?, la manera en que cubres las necesidades y ¿cómo rebasas las expectativas de tus clientes?

 

Para hacer más claro, debes definir ¿por qué un cliente debería comprarte a tí y no a tú competencia? tal vez eres el único, el más barato o el que presenta la oferta más novedosa, tal vez eres el más parecido a la competencia, sin embargo tienes un sutil rasgo diferenciador, que esta cubriendo una necesidad antes no mencionada, algunos de estos ejemplos de valor pueden ser: contar con el precio competitivo rapidez de servicio, sobresalir con las características de diseño, innovación, servicio de pos-venta y garantías, entre otros.

No debes de ser el mejor en todo, eso seria demasiado difícil, pero recuerda que hay un aspecto en el que destacas eso es tú propuesta de valor, es importante que se lo puedas comunicar al cliente de forma clara y efectiva la propuesta de valor debe poder ser resumida en un frase, ser clara y fácil de entender.

Empecemos realizando el perfil de nuestros clientes, este perfil esta compuesto por 3 grupos, sus trabajos, sus frustraciones y sus alegrías, los trabajos, describen las actividades que tus clientes, en su vida personal o laboral existen tres tipos de trabajo, los funcionales: son los que engloban tareas especificas, los sociales: son aquellos en los que las personas quieren quedar bien, ganar poder o estatus, estos trabajos describen ¿cómo quieren que los perciban los demás? un ejemplo de ello seria estar a la moda o ser competentes. La tercera es personales o emocionales: son aquellos en los que tú cliente quiere alcanzar algún estado emocional, como por ejemplo sentirse bien, encontrar la paz mental o lograr la seguridad en el trabajo.

Los trabajos pueden depender del contexto en el que se realice y variar en importancia, esto se tiene que tomar en cuenta a la hora de enumerarlos ahora veremos, las frustraciones, esto hace referencia a lo que le molesta a nuestros clientes, durante y después de intentar un trabajo o simplemente lo que les impide resolverlos, las frustraciones pueden generar aspectos secundarios: como quedar mal, aburrirse, aspectos que impidan realizar las tareas, como por ejemplo,  la falta de tiempo, lo que conlleva a riesgos, los cuales son los resultados no deseados, como por ejemplo quedar mal con nuestro propio producto, por último tenemos las alegrías del cliente, esta parte resalta los resultados y beneficios que quieren tus clientes, estas se clasifican en Alegrías necesarias son las alegrías necesarias, para la solución, alegrías esperadas:  no son esenciales al producto pero estamos acostumbradas a ellas luego van las alegrías deseadas: son las que van más allá de lo que esperamos, pero nosotros nos encantaría tener, son cosas que a los clientes contestarían si les preguntaran, por último tenemos alegrías inesperadas son aquellas que van más allá de nuestras expectativas, ahora que analizamos el perfil del cliente tenemos que pensar en Nuestra Propuesta de Valor, es decir, en lo que le vamos a ofrecer al cliente este mapa esta compuesto por: nuestros productos, los aliviadores de frustraciones y nuestros creadores de alegrías nuestros productos y servicios, es la lista de lo que le ofrecemos a nuestros clientes, probablemente  esta compuesta por varios productos y servicios, caracterizados en: físicos, tangibles, intangibles, digitales y financieros. Los aliviadores, estos describen exactamente como tus productos y servicios alivian las frustraciones especificas de tus clientes, centralizarlas en las frustraciones que realmente importan luego vienen los creadores de alegrías: describen como tus productos o servicios, crean alegrías para los diferentes tipos de clientes, centrándonos en marcar la diferencia en el mercado creando alegrías en todos los niveles, ahora que ya sabemos los conceptos básicos del perfil del cliente y la propuesta de valor tenemos que rellenarlos por separado y comprobarlos, por ejemplo una tienda de ropa x ofrece prendas a un precio promedio de 500$ por lo tanto tú propuesta de valor, es vender ropa con diseños modernos a precios accesibles y disponibles e todo el país ¿Cómo lograr esto? en tú propuesta de valor, tienes que dar énfasis al diseño, basándote en grandes marcas y diseñadores pero a bajos precios, es decir, producir en serie y vender la misma prenda en diferentes países en conclusión, para conseguir clientes potenciales, es necesario comunicar al cliente ¿qué va a obtener con tú producto o servicio? explicándole, ¿qué te diferenciar a tí de la competencia?


¿Buscas cerrajeros en Querétaro?, no lo dudes y pasa por aquí

Deja un Comentario